Aprende cómo finalizar tareas en segundo plano en Windows 10

Windows es un sistema operativo que nos ofrece una gran variedad de herramientas a las cuales sacar provecho, así como la oportunidad de instalar programas y aplicaciones que satisfagan nuestras necesidades de usuario y mejoren nuestra experiencia de uso con el ordenador.

Así también es sabido que cada uno de los programas instalados en el sistema operativo ejercen procesos en segundo plano, muchos de los cuales resultan necesarios para mantener su funcionamiento.

Sin embargo, existen otros procesos en segundo plano que no requieren mantenerse en ejecución y que solo contribuyen a gastar recursos del CPU que podrían estar siendo destinados a otros de mayor importancia.

De modo que para ayudar a tu ordenador a optimizar su desempeño deberás llevar a cabo su desactivación. En este post te enseñaremos cómo finalizar tareas en segundo plano en Windows 10.

Desactivar comentarios en Facebook

Finalizar los procesos en segundo plano con el Administrador de tareas

Lo primero que deberás hacer será pulsar las teclas Ctrl + Alt + Supr. Esto hará que se muestren en pantalla una serie de opciones de seguridad en las cuales deberás pulsar sobre la que dice Administrador de tareas.

Otra manera en la cual puedes acceder a esta ventana es pulsando con el botón derecho sobre la barra de tareas del escritorio de la PC y pulsando en la opción Administrador de tareas.

Una vez que hayas accedido a esta ventana podrás observar una lista de todos los procesos que están ejecutándose en segundo plano en tiempo real dentro del sistema operativo.

Selecciona el proceso en segundo plano del programa que desees finalizar. Después, pulsa sobre este con el botón derecho del ratón y selecciona la opción Finalizar tarea.

Asegúrate de hacer esto solo con aquellos procesos que conozcas, ya que existen otros cuya ejecución en segundo plano es necesaria para mantener el sistema operativo en correcto funcionamiento.

Desmontar el inicio de Windows 10

Una acción que suele llevar a cabo el administrador de tareas en Windows 10 es establecer como procesos en segundo plano aquellos programas de inicio que se encuentran en la bandeja del sistema.

En ese sentido, muchas de las herramientas antivirus son tomadas en cuenta por el administrador de tareas dentro de esta lista de programas, los cuales por lo general son abiertos a través de los menús contextuales de los iconos de la bandeja del sistema.

De modo que liberar la bandeja del sistema de algunos de estos programas hará que el número de procesos en segundo plano ejecutados en la bandeja de inicio del sistema disminuya. Para ello deberás hacer lo siguiente:

Pulsa las teclas Windows + X. Esto hará que se muestre en pantalla un menú del cual deberás pulsar en la opción Administrador de tareas.

Se mostrará en pantalla una ventana en la cual podrás observar una serie de pestañas, siendo la pestaña Inicio aquella que nos interesa. Desde allí podrás observar la lista de programas que se ejecutan en segundo plano desde la bandeja de inicio del sistema.

A continuación, pulsa en el programa que deseas quitar de la bandeja de inicio del sistema. Después, pulsa sobre este con el botón derecho del ratón y selecciona la opción Deshabilitar.

Eliminar servicios de software de terceros del inicio de Windows

Tras llevar a cabo la instalación de software de terceros la mayoría de estos que ejecutan acciones en segundo plano suelen ser incluidos en la bandeja de inicio de Windows.

De modo que, al ingresar en la ventana de Administrador de tareas, buscar el proceso en segundo plano y finalizarlo solo será una acción que permanecerá vigente de forma temporal, ya que al reiniciar el sistema de Windows el proceso en segundo plano volverá a ponerse en marcha.

La solución definitiva para evitar que los procesos en segundo plano que no deseas se ejecuten más en la bandeja de inicio del sistema es deshabilitando algunos servicios que aparecen listados en la pestaña procesos del Administrador de tareas.

Pulsa las teclas Windows + X para abrir el Administrador de tareas. Después en la pestaña Procesos ubica el proceso que deseas deshabilitar y pulsa en la flecha que acompaña su nombre para revelar los servicios que estén ejecutándose dentro de ese proceso. También puedes pulsar sobre el servicio con el botón derecho y seleccionar la opción Expandir.

Después, pulsa con el botón derecho sobre el servicio que este dentro del proceso y selecciona la opción Abrir servicios. Esto hará que se abra una nueva ventana en la cual deberás hacer doble clic sobre el servicio que deseas desactivar de manera que se muestre en pantalla la ventana de Propiedades.

Dentro de esta ventana dirígete a la parte que dice Tipo de inicio en la cual veras un menú desplegable con una serie de opciones de las cuales deberás elegir aquella que dice Deshabilitado.

Después, pulsa en Aplicar y luego en Aceptar para cerrar la ventana y confirmar los cambios realizados. De esta manera el servicio seleccionado será eliminado de la bandeja de inicio del sistema.

En la ventana de Servicios, al momento de seleccionar el servicio a desactivar, se recomienda fijarse en la descripción que aparece en la parte superior izquierda, de manera que puedas saber cuál es la función que cumple ese servicio y así estar seguro de llevar a cabo su desactivación.

Utilizar configuración del sistema para desactivar servicios

Otra manera de deshabilitar todos aquellos servicios que no sean de Microsoft en Windows es a través de la utilidad Configuración del sistema de modo que esto contribuya a reducir el número de procesos en segundo plano que se ejecuten en el sistema operativo Windows.

Lo primero que deberás hacer será pulsar las teclas Windows + R. Después introduce el siguiente comando: msconfig y pulsa el botón Aceptar para ejecutarlo.

Esto hará que se muestre la ventana de configuración del sistema en la cual deberás dirigirte a la pestaña Servicios. Allí podrás observar una opción de nombre Ocultar todos los servicios de Microsoft que se encuentra en la parte inferior acompañada de un check que deberás marcar.

Seguido a esto pulsa el botón Deshabilitar todo y por último el botón Aceptar. Se mostrará en pantalla un cuadro de dialogo en el cual deberás pulsar el botón Reiniciar.

Así también, dentro de la ventana de configuración del sistema en la pestaña General podrás encontrar una opción denominada Cargar elementos de inicio con cual podrás tener la oportunidad de deshabilitar de manera rápida todos los programas de terceros de la bandeja de inicio del sistema.

Simplemente deberás pulsar en la opción Inicio selectivo, desmarcar la casilla Cargar elementos de inicio y pulsar el botón Aceptar para finalizar el procedimiento.

Desactivar monitores de sistema

Otra acción llevada a cabo por el administrador de tareas es la de incluir los monitores de sistema dentro de la lista de procesos en segundo plano.

Esto es debido a que algunas utilidades de terceros vienen incorporadas con monitores de sistema que se encargan de comprobar los recursos del sistema, así como el nivel de uso del disco duro.

Así también, estos monitores de sistema pueden ejecutarse por separado del software principal como un proceso en segundo plano.

Adicional a esto, los monitores de sistema se encargan de proporcionar numerosas notificaciones de la bandeja del sistema.

Un ejemplo de esto sería CCleaner que posee monitores de sistema que generan notificaciones a través de las cuales informan al usuario que pueden llevar a cabo la liberación de hasta 500 megabytes de almacenamiento en el disco duro.

Si bien los monitores del sistema entran en acción durante el inicio de Windows, esto no significa necesariamente que podrán ser desactivados mediante el administrador de tareas, aunque aparezca listado allí.

De modo que la única manera de hacer esto es ingresando en las configuraciones del software que origina la aparición del monitor del sistema y buscando alguna opción que permita desactivarlo.

Añadir Comentario